Las tres fases de la vacunación en el embarazo

¿Tienes dudas sobre las vacunas que has de recibir si planeas un futuro embarazo, si ya estás embarazada o si das el pecho a tu bebé? La Asociación Española de Pediatría acaba de publicar una guía con las pautas que tienes que seguir para protegerte a ti y proteger a tu recién nacido.

Como explica la AEP en su página web, “las vacunaciones durante la gestación es fuente de dudas y preocupación entre las mujeres y sus familias y los profesionales sanitarios, que hace que se desaprovechen oportunidades para mejorar la protección” de madres y bebés.

Son distintas las perspectivas con las que debe plantearse la vacunación durante esta etapa, según señala: por un lado, hay que verlo desde el punto de vista de la seguridad de las vacunas durante la gestación tanto para la gestante como para el feto.

Por otro lado, tenemos que tener en cuenta que este periodo puede suponer para la mujer una mayor vulnerabilidad ante infecciones como la gripe, por ejemplo.

Asimismo, la vacunación de la gestante también protege al recién nacido los primeros meses de vida.

vacunación en el embarazo

Vacunación en el embarazo

La AEP diferencia tres fases de la vacunación en el embarazo:

1) Mujer que planea un embarazo: se debe buscar el nivel de inmunización óptimo. En especial “frente a sarampión, rubeola y parotiditis, y la hepatitis B”. Todas las vacunas indicadas pueden administrarse, con una excepción: “si se trata de vacunas vivas atenuadas, deberá evitarse la concepción durante, al menos, 4 semanas después”.

2) Durante la gestación: las recomendadas en todo embarazo son las vacunas contra la gripe y la tosferina. La AEP recuerda además que existen vacunas no recomendadas rutinariamente pero que pueden administrarse si es necesario (vacunas inactivadas, vacunaciones de calendario o vacunas para viajeros y situaciones especiales). No están recomendadas e incluso están contraindicadas las vacunas contra el Virus del Papiloma Humano y todas las vacunas vivas atenuadas, como es el caso de fiebre amarilla, fiebre tifoidea oral, gripe intranasal, triple vírica (sarampión, rubeola y parotiditis) y varicela-zóster.

3) Después de la gestación y durante la lactancia: no existe en principio ninguna contraindicación en esta fase aunque sí precauciones en el caso de la vacunación contra la fiebre amarilla y frente a la varicela-zóster.

La Asociación Española de Pediatría publicaba en su web las conclusiones de una guía que abordaba la ‘Ética, investigación, vacunas y embarazos’ subrayando el hecho de la falta de evidencias concretas en el grupo de población de las embarazadas sobre sus necesidades de salud.

Aquí se explicaba que “brotes y epidemias recientes como las ocasionadas por el virus del zika, de la fiebre de Lassa, la gripe y el ébola han puesto de manifiesto que el embarazo, al menos en estos casos, constituye un periodo de tiempo de riesgo a veces grave, específicamente asociado a la gestación y de magnitud desproporcionada, que demuestra que las gestantes y su descendencia tienen necesidades de salud propias pendientes de atender”.

Desde Farmacia Santamaría te invitamos a ampliar este resumen en la propia web de la AEP, donde podrás obtener toda la información que necesites sobre la vacunación en el embarazo.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *