La OMS da luz verde a la primera vacuna contra la malaria

Más de 260.000 niños menores de 5 años mueren al año en África por culpa de la malaria. Por eso, la aprobación por primera vez en la historia de una vacuna contra la malaria es una buenísima noticia.

Como cuenta El País en Planeta Futuro: “La inmunización RTS,S (Mosquirix) es segura y tiene una eficacia que ronda el 40%, por lo que ha sido aprobada para su utilización a gran escala como método complementario de prevención”.

Infosalus explica que esta vacuna se ha estado utilizando como parte de un programa piloto en Ghana, Kenia o Malaui, donde se ha vacunado a más de 800.000 niños desde 2019. Los datos del programa piloto mostraron una reducción del 30 por ciento de la malaria grave, “incluso cuando se introduce en áreas donde los mosquiteros tratados con insecticida se utilizan ampliamente y hay un buen acceso al diagnóstico y al tratamiento”.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) se trata de “un gran avance para la ciencia, la salud infantil y el control de la malaria”. “El uso de esta vacuna además de las herramientas existentes para prevenir la malaria podría salvar decenas de miles de vidas jóvenes cada año”, recoge La Vanguardia.

Durante siglos, la malaria ha acechado al África subsahariana, “causando un inmenso sufrimiento personal. Llevamos mucho tiempo esperando una vacuna eficaz contra la malaria y ahora, por primera vez, tenemos una vacuna de este tipo recomendada para su uso generalizado”.

¿Qué es la malaria y cuáles son sus síntomas?

Como explica la OMS en su web: El paludismo, o malaria, es una enfermedad potencialmente mortal causada por parásitos que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género Anopheles. Se trata de una enfermedad prevenible y curable”.

El paludismo es una enfermedad febril aguda. En un individuo no inmune, los síntomas suelen aparecer entre 10 y 15 días tras la picadura del mosquito infectivo. Puede resultar difícil reconocer el origen palúdico de los primeros síntomas (fiebre, dolor de cabeza y escalofríos), que pueden ser leves. Si no se trata en las primeras 24 horas, el paludismo por P. falciparum puede agravarse, llevando a menudo a la muerte.

Los niños con paludismo grave suelen manifestar uno o más de los siguientes síntomas: anemia grave, sufrimiento respiratorio relacionado con la acidosis metabólica o paludismo cerebral. En el adulto también es frecuente la afectación multiorgánica. En las zonas donde el paludismo es endémico, las personas pueden adquirir una inmunidad parcial, lo que posibilita la aparición de infecciones asintomáticas.

Esta primera vacuna contra la malaria, después de decenas de años de investigación por parte de la comunidad científica, es sin duda un avance histórico.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *