¿Qué hacer ante una ola de calor?

¿Qué hacer ante una ola de calor? Foto de Marina Sirazetdinova

Termómetros que marcarán más de 45 grados. Temperaturas mínimas de hasta 25… Parece que, ahora sí, llega la primera ola de calor del verano a toda España. ¿Qué hacer ante una ola de calor así?

Lo principal es tener en cuenta que las olas de calor no afectan por igual a todo el mundo. Hay personas más vulnerables y a las que hay que prestar mayor atención:

– Personas mayores y/o dependientes.

– Los peques, en especial los menores de 4 años.

– Las embarazadas.

– Las personas con enfermedades crónicas.

– Las personas con obesidad o con exceso de peso.

¿Qué puede pasar si sufro un golpe de calor?

Si nuestro cuerpo no consigue regular la temperatura, puede sufrir efectos de distintos niveles.

1) Golpe de calor: esto sería lo más preocupante. Cuando una persona sufre un golpe de calor pueden presentarse diferentes síntomas que van desde la temperatura elevada, piel roja, caliente y seca, el mareo y la náusea, hasta la pérdida de consciencia.

2) Agotamiento por calor: los síntomas en este caso serían algo diferentes. La piel se vuelve húmeda y fresca, el pulso débil y rápido y la respiración acelerada y poco profunda.

El consejo que nos da Cruz Roja es que ante cualquiera de estos síntomas lo recomendable es parar la actividad que estemos realizando en ese momento, ponernos en un sitio fresco y con sombra y pedir ayuda médica.

¿Qué hacer ante una ola de calor para prevenirla?

Hay hábitos que nos ayudan a prevenir los efectos del excesivo calor.

En la alimentación: es fundamental mantener una buena hidratación y hacer comidas ligeras, evitando el alcohol y las bebidas azucaradas.

En la ropa: puedes usar prendas ligeras, claras y cómodas, así como proteger tu piel con gorros o sombreros, además de gafas de sol adecuadas.

En casa: para evitar pasar demasiada calor en casa hay consejos que puedes poner en práctica como permanecer en las estancias más frescas y tratar de mantener el hogar fresco, bajando las persianas y usando el aire nocturno para refrescar.

En la calle, en el campo, en la playa…: es muy importante que evites salir de casa en las horas centrales del día, y si lo haces (en la playa por ejemplo) procurar mantenerte en la sombra. La hidratación y la protección solar son dos gestos que nunca puedes olvidar.

Recuerda que ante el menor síntoma por un golpe de calor, lo mejor es que busques ayuda.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *