¿Qué hacer si llega el frío extremo?

qué hacer por tu salud contra el frío extremo

Aunque puede que este año no hayas notado hasta la fecha el frío extremo de invierno, es bueno saber cuáles son los efectos de las bajas temperaturas en la salud y cuáles son las recomendaciones generales.

Según Sanidad, el frío intenso afecta negativamente a la salud, tanto de forma directa como indirecta. Solo en los casos más extremos, la exposición a muy bajas temperaturas conduce a cuadros de hipotermia y de congelación, que suponen solo una pequeña proporción del total de la morbi-mortalidad asociada al frío extremo.

Las bajas temperaturas también debilitan la respuesta defensiva del organismo y parte de la etiología del exceso de morbimortalidad asociada al frío es de naturaleza infecciosa, principalmente por agentes como el virus de la gripe o el neumococo.

Con mayor frecuencia el frío conduce a un sobre-estrés del organismo que puede dar lugar a una descompensación orgánica que agrava enfermedades crónicas en población vulnerable. Merece especial mención su efecto sobre las patologías de tipo cardiaco y respiratorio.

Así mismo, las olas de frío pueden aumentar la incidencia de otras complicaciones de salud, por ejemplo, con el aumento de los diagnósticos por depresión o ansiedad y esquizofrenia, o complicaciones durante la gestación.

Por otro lado, también favorece los accidentes de tráfico y las caídas por placas de hielo, o los incendios e intoxicaciones por monóxido de carbono a partir de estufas de gas, braseros, etc.

Recomendaciones frente al frío extremo

  • En el exterior, respira por la nariz y no por la boca, ya que el aire se calienta al pasar por las fosas nasales y así disminuye el frío que llega a los pulmones.
  • Extrema la precaución en caso de hielo en las calles. Un elevado porcentaje de lesiones relacionadas con el frío tiene que ver con caídas al resbalar sobre placas de hielo. Utilica calzado antideslizante si es posible.
  • Conviene tener en cuenta que varias capas de ropa fina protegen más que una sola gruesa, al formar cámaras de aire aislante entre ellas.
  • Si utilizas braseros en casa o chimenea, ventila la estancia con frecuencia para evitar la acumulación de CO2. Ventila la casa al menos dos veces al día, durante 15 minutos cada una de las veces, para asegurar la renovación del aire. Apague las estufas eléctricas y de gas durante la noche.
  • No tomes medicamentos sin receta médica, ten en cuenta que algunos medicamentos precipitan los problemas derivados de la exposición al frío.
  • Toma una alimentación variada, consume diariamente fruta. Bebe líquidos, aunque no tengas sed, sobre todo agua y bebidas calientes y evita el consumo de alcohol, ya que disminuye la sensación de frío.
  • Mantente siempre bien informado sobre las previsiones meteorológicas antes de salir de casa.
  • Aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con las bajas temperaturas, procura prestar mayor atención a las personas que puedan estar en situación de vulnerabilidad ante el frío. En caso necesario, contacta con un profesional sanitario.
  • Se recomienda la vacunación contra la gripe en personas mayores de 65 años y en las que padecen alguna enfermedad crónica (cardiopulmonar, metabólica e inmunodeprimidos).

Fuente: Ministerio de Sanidad.

 

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *