Día Mundial de la Salud: construyamos un mundo más justo y saludable

Día Mundial de la Salud. Farmacia Santamaría

Hoy, 7 de abril, se celebra el Día Mundial de la Salud y desde Farmacia Santamaría queremos reivindicar la labor de una profesión como la nuestra: el papel del farmacéutico es crucial para cuidar el bienestar de los vecinos y vecinas del barrio donde se ubica, pero esto va bastante más allá.

Este último año nos lo ha demostrado. Hemos convivido de cerca (y convivimos) con una enfermedad que nos afecta a todos y hemos comprobado cómo los gestos y decisiones individuales podían influir en la salud de toda la población. Muchos os habéis acercado hasta nuestra farmacia para trasladarnos vuestra inquietud por culpa del coronavirus, pero sin olvidar que hay muchas otras dolencias y enfermedades que no podemos descuidar.

El farmacéutico siempre estará ahí para responder vuestras dudas y para tratar de daros el consejo más acertado. Cubrimos muchos ámbitos que van desde la distribución farmacéutica a la atención primaria o los análisis clínicos. Es por eso que queremos reconocer la vocación, el esfuerzo y el trabajo diario de tantos compañeros que desempeñan su labor en uno de los contextos más complicados que hemos vivido nunca.

Con #lacruzdetufarmacianoseapaga trasladábamos el mensaje de que aquí siempre encontraríais a alguien que os iba a atender. En nuestro caso, en el de Farmacia Santamaría, esto es algo literal: nuestras puertas están abiertas las 24 horas del día.

Todas las profesiones sanitarias han hecho un esfuerzo mucho mayor durante este año y es por ello que también queremos homenajear el trabajo de todos ellos en un día como este.

Construir un mundo más justo y saludable

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha querido destacar en el Día Mundial de la Salud 2021 las desigualdades que existen y que condenan a las poblaciones más pobres a la enfermedad.

Nos unimos desde nuestra farmacia al lema elegido para este día: “Construir un mundo más justo y saludable”, porque si bien la pandemia nos ha afectado a todos, lo ha hecho más directamente en las poblaciones más pobres y con servicios sanitarios más diferentes. Esta circunstancia no solo es injusta, sino que también es evitable.

 

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *