Consejos para superar la astenia primaveral

astenia primaveral

¿Sientes que en esta época del año todo te cuesta el doble? ¿Se acumulan el cansancio, el dolor de cabeza y la dificultad para conciliar el sueño? Puede que sufras astenia primaveral, una consulta muy común en este tiempo y que suele afectar más a las mujeres de entre 20 y 50 años. Cinco de cada diez españoles la padecen.

Pero, ¿qué es la astenia primaveral? Lo primero que hay que aclarar es que la astenia primaveral no es ninguna enfermedad sino una especie de malestar, agotamiento, que sucede con el comienzo de la primavera cuando al cuerpo le cuesta adaptarse a los cambios de la estación: aumentan las horas de luz, aumentan las temperaturas y cambian los horarios. Esto supone que actividades de la vida cotidiana cuestan el doble.

Síntomas de la astenia primaveral

Son muchas las señales que el cuerpo nos envía cuando sufrimos astenia (que viene del griego asthenia, que significa cualidad de estar sin fuerza).

Entre los síntomas más habituales se encuentran el cansancio, la falta de energía, la dificultad para dormir, los cambios de humor, la ansiedad o la pérdida de apetito.

La recomendación es que si estos síntomas persisten más de 20 días consultes con el médico, porque podría tratarse de otra cosa o combinarse con los síntomas de la alergia, también muy común en esta época del año.

¿Cómo superar la astenia?

No hay un tratamiento específico para que la astenia se pase pero sí hábitos de vida que te ayudarán a superarla mejor:

– Con el buen tiempo solemos cambiar nuestros ritmos habituales. El consejo es tratar de ordenar nuestro horario y seguir las mismas rutinas de comidas, ejercicio, etc.

– Intentar irnos a dormir un poco más temprano y descansar siempre entre siete y ocho horas.

– ¿Sabías que la deshidratación puede provocar cansancio y falta de concentración? Ayuda a tu cuerpo bebiendo agua, caldos, infusiones.

– La alimentación también es fundamental. Una dieta rica en vitaminas y minerales, donde incluyas frutas, verduras y legumbres, te ayudará a proporcionar a tu organismo la energía que necesita.

– Puedes ayudarte con complementos vitamínicos naturales como la jalea real, el polen, el ginseng.

– Por supuesto, la actividad física moderada es una buena receta contra el cansancio. Dar paseos diarios al aire libre de al menos 30 minutos puede ser suficiente.

¿Te pasa a ti? Te recomendamos seguir estas pautas para que la primavera vuelva a parecerte una de las estaciones más bonitas del año.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *