Alquiler de sacaleches hospitalario

La leche materna se considera el mejor alimento para los recién nacidos. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia como la “forma ideal” de aportar a los bebés los nutrientes que requieren para “un crecimiento y desarrollo saludables”. A sus beneficios para los pequeños -a los que también protege de infecciones y enfermedades- se suman los que conlleva para las madres, ya que reduce el riesgo de padecer cáncer de mama y ovario, así como de sufrir obesidad. Aunque muchas mujeres optan por amamantar a sus pequeños, no siempre es posible hacerlo de forma natural, lo que hace necesario utilizar sacaleches.

Una generación de farmacéuticos volcada en la comunidad

“Los farmacéuticos: Cuidando de ti”. Bajo este lema se celebra el 25 de septiembre el Día Mundial del Farmacéutico, iniciativa a la que se suman países de todo el mundo para reconocer el trabajo de estos profesionales en la prevención de las enfermedades y en el seguimiento de los tratamientos.

Y es que el papel del farmacéutico, un “nexo de unión entre el paciente y el médico”, trasciende el de mero dispensador de medicamentos para transformarse en una figura volcada en la comunidad. Con esta filosofía de base -recuerda José Manuel Santamaría, farmacéutico de Farmacia Santamaría- su padre (con el que además del nombre comparte su pasión por esta profesión) fundó una botica allá por el año 78 en un pequeño pueblo riojano de apenas 300 habitantes. Ya desde entonces, el ánimo de innovación y de servicio a la comunidad se impuso tras el mostrador con la apertura de unos laboratorios, relata José Manuel.

Las manchas que aparecen tras el verano

La pérdida del bronceado revela las temidas manchas en la piel que acumulamos tras horas y horas de exposición al sol durante el verano. Estas pequeñas manchas de forma redondeada u ovalada, parecidas a las pecas, se llaman léntigos solares porque la radiación ultravioleta continuada motiva su aparición. Y aunque suelan ser más frecuentes a partir de los 40 años, tanto hombres como mujeres de fototipos claros (que sufren quemaduras con facilidad) pueden descubrirlos mucho antes en el rostro, los antebrazos y el dorso de sus manos.