Mi hijo no come…

¡Hola a todos y a todas! ¿Cómo va la vuelta al cole? seguro que tras las vacaciones habéis vuelto a la rutina de la casa, a las maratones por las mañanas para llegar corriendo a la parada, a coincidir en el baño antes de salir de casa…¡y a las comidas todos juntos en la mesa!
 
Pues de eso precisamente voy a hablaros hoy, de la lucha continua de los padres y madres cuando en casa tenemos un niño malcomedor. 

 

¿Usas bien los medicamentos?

Medicamentos

Hoy quiero hablaros de las consecuencias del uso inadecuado de los medicamentos. No es raro escuchar a cualquier vecino, amigo o conocido recomendar un medicamento porque a él o sus hijos le ha funcionado muy bien. Debido a esto, el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad puso en marcha una campaña para informar sobre las consecuencias del mal uso de medicamentos.

“Los medicamentos no son un juego” y esto es algo que deberíamos tomarnos muy en serio sobre todo a la hora de dar o recibir consejos (que no por bien intencionados son benignos). El uso inadecuado de los medicamentos puede provocar problemas de salud que precisen atención en los servicios de urgencias debido a: interacciones farmacológicas, reacciones adversas o intoxicaciones.

Este uso inadecuado está motivado, entre otras causas por:

  • La utilización innecesaria o no justificada de medicamentos.
  • Incumplimiento de la pauta  y de la duración del tratamiento.
  • Almacenamiento inadecuado en los botiquines caseros. No todos los medicamentos se pueden conservar en las mismas condiciones y además presentan caducidad.

Hay que tener en cuenta que:

  • Es peligroso tomar los medicamentos recetados a otras personas y compartir con otras los medicamentos que le han recetado a uno mismo.
  • Que un medicamento haya ido bien una vez, no significa que en la próxima también lo será.
  • Ningún medicamento es inocuo.

Pide siempre información al médico o el farmacéutico. Lee siempre el prospecto. Para el uso adecuado de medicamentos es necesario estar bien informado sobre los medicamentos que se toman y la pauta de tratamiento que hay que seguir (dosis y duración). Para ello es importante:

  • Informar al médico de la medicación que se está tomando, para evitar interacciones. Al terminar la consulta médica hay que asegurarse de haber comprendido toda la información sobre el medicamento recetado y preguntar lo que no se ha comprendido.
  • Hay que seguir estrictamente las instrucciones del tratamiento prescrito por el médico: dosis, forma de administración y duración. No se debe interrumpir un tratamiento sin previa consulta al médico.
  • Antes de utilizar el medicamento hay que leer detenidamente el prospecto. Cuanta más información se tenga sobre el medicamento mejor se estará preparado para evitar errores y cuidar de uno mismo.
  • Leer siempre el prospecto. El prospecto es un documento dirigido especialmente al paciente para proporcionarle la información suficiente y necesaria para una correcta utilización del medicamento.

No acumules medicamentos sin usar:

  • En ningún caso debe llevarse a cabo la automedicación ya que puede ser perjudicial para la salud si se refiere a medicamentos que deban adquirirse con receta médica; a modo de ejemplo, la utilización indiscriminada de antibióticos a través de la automedicación para patologías de origen vírico, como gripe o resfriados trae como consecuencia el que los antibióticos puedan dejar de ejercer su efecto cuando sean necesarios.
  • Ningún medicamento es inocuo.
  • No se deben acumular medicamentos sin usar. El acumular medicamentos tiene el peligro de no conservarlos bien o de su caducidad.
  • Se han de usar los medicamentos de forma racional, evitando la automedicación, es el médico quien debe de diagnosticar cualquier enfermedad e indicar al paciente el tratamiento que considere más adecuado, colaborando asimismo a que el paciente tome conciencia de los perjuicios para la salud que puede ocasionar la administración de medicamentos sin supervisión médica.
  • Cuando te sobre parte del medicamento que te ha prescrito el médico, o bien se haya caducado, puedes llevarlo a la oficina de farmacia para Depositarlo en los contenedores específicos de las oficinas de farmacia (SIGRE).

Para finalizar, esta comprobado que la automedicación causa a menudo más problemas que beneficios, por lo tanto, no te tomes los medicamentos a la ligera.

 

 
 
Begoña