¿Cómo preparar tu botiquín de viaje este verano?

El botiquín es un elemento imprescindible en cualquier maleta durante las vacaciones, pero este año debemos prepararlo con especial cuidado teniendo en cuenta nuestra protección contra el coronavirus. La Asociación para el Autocuidado de la Salud (Anefp) ha elaborado una lista de todos los productos que no nos pueden faltar en el botiquín de viaje este verano.

“Para evitar posibles rebrotes es necesario no relajar las medidas de protección”, explica Jaume Pey, director general de anefp. “El uso de mascarillas a partir de los seis años, mantener una distancia interpersonal de seguridad y el lavado frecuente de manos son medidas que van a marcar este verano atípico”, añade.

¿Qué debemos incluir en el botiquín de viaje este verano?

Ya os hemos hablado en otras ocasiones de cómo preparar el botiquín de viaje o botiquín para emergencias y queremos insistir en que su uso debe reducirse a los casos leves, ya que no pueden sustituir la visita al centro de salud si el accidente o dolencia es grave o persistente.

A los elementos habituales, hay que sumar nuevos que nos recuerda la anefp en su web oficial:

  • Mascarillas para evitar la propagación del coronavirus. Son obligatorias para los mayores de seis años y muy recomendables para niños de entre tres y cinco años siempre que no se pueda mantener una distancia de un metro y medio.
  • Gel hidroalcohólico para la higiene de manos, especialmente en lugares en los que no disponemos de agua y jabón. El lavado de manos es fundamental para evitar el contagio y propagación del virus.
  • Material de cura como gasas, esparadrapo, algodón, apósitos, suero fisiológico y antisépticos para curar pequeñas heridas, cortes y rozaduras.
  • Antieméticos para prevenir los mareos, sobre todo cuando viajamos en coche, barco o avión.
  • Antiácidos, antidiarréicos, soluciones de rehidratación oral y laxantes para tratar molestias estomacales leves como acidez, digestiones pesadas, diarrea o estreñimiento, dolencias que pueden aparecer con el cambio en los hábitos alimenticios propios de las vacaciones de verano.
  • Analgésicos para aliviar el dolor ocasional y antipiréticos para combatir la fiebre. Este verano no olvides incluir un termómetro para medir la temperatura corporal y vigilar la aparición de fiebre, pues puede ser un síntoma de COVID19.
  • Repelentes de insectos y antihistamínicos, especialmente si vas a estar en la naturaleza o en destinos exóticos, donde las picaduras de insectos o las urticarias por contacto con plantas son frecuentes.
  • Protector solar: incluye siempre el más adecuado para tu fototipo de piel. Y si vas a la playa, puedes incluir un protector que contenga repelente de medusas.

botiquín de viaje (anefp)

 

Plan renove en protección solar: traénos tu crema del año pasado y te descontamos un euro

Este verano hemos preparado para ti un plan renove en solares. Esto significa que de aquí al 31 de julio puedes traernos a la farmacia tu crema del año pasado y te descontaremos un euro en la compra de tu nuevo protector solar.

Ya te hablábamos en un post en este blog sobre si nos sirve el protector solar del año pasado: la conclusión es que sólo si lo conservas en buen estado, éste mantiene todas las características necesarias para realizar su función. Esto es, proteger la piel de los efectos de la radiación ultravioleta.

Por eso te lo ponemos fácil y te animamos a que no corras riesgos (es difícil comprobar que siga en buen estado más allá del olor, el color y su textura).

La mayoría de los botes de protección solar tienen un PAO (Periodo Después de la Apertura) de 12 meses. Después de ese periodo sus fabricantes no garantizan que sigan siendo eficaces ni seguros por lo que la recomendación es utilizar uno nuevo.

¿Cuál es la recomendación de los dermatólogos?

Según un estudio de la Asociación Española contra el Cáncer, un 80% de la población sólo considera que está expuesta al sol durante las vacaciones y los fines de semana. Pero es primordial que todos nos concienciemos: siempre que se esté al aire libre, entre semana o el fin de semana, nuestra piel está expuesta al sol.

Por eso, y más ahora después de dos meses de confinamiento, es necesario atender a los consejos:

– Debemos evitar las horas de mayor incidencia solar.

– La protección solar también es necesaria en los días nublados.

– Podemos usar prendas fotoprotectoras (ropa diseñada con UPF, Ultraviolet Protectiong Factor).

– También gorros y sombreros de ala ancha.

– Y si vas a la playa, nunca te olvides de la sombrilla.

¡Acércate a nuestra farmacia y traénos tu protector solar antiguo! En este momento, además, tenemos varios descuentos interesantes en cremas solares.

Reabrimos nuestra consulta de Dietética

A partir del próximo lunes, 11 de mayo, reabrimos nuestra consulta de Dietética y Nutrición dentro de la fase de desescalada que nos permite retomar en Farmacia Santamaría este tipo de actividad y ayudar a nuestros pacientes con dietas personalizadas.

El horario es de 9:30 a 13:30 y de 5:00 a 21:00 horas de lunes a viernes. ¿Qué tienes que hacer para venir? Basta con que nos pidas cita por teléfono: 958154949.

Sois muchos los que necesitáis este apoyo que dan María José y Silvia en nuestra farmacia. Controlar el peso no es sólo una cuestión estética, es un motivo de salud principal sobre todo si sufres diabetes o hipertensión.

Nuestras expertas en dietética destacan que durante estos meses de confinamiento no se deben abandonar los buenos hábitos de alimentación, sino todo lo contrario.

Para volver a abrir nuestra consulta de Dietética aplicaremos un estricto protocolo de higiene y prevención frente a la Covid-19 que nos permitirá darte todas las garantías de seguridad en tu visita a nuestra farmacia. A continuación te contamos cuáles son.

¿Quiénes pueden asistir a la consulta de Dietética?

Pueden hacerlo todas las personas que no pertenezcan a grupos de riesgo, que no presenten síntomas por Covid-19 ni hayan estado en contacto. Por tanto, deben evitar estas consultas para evitar contagios:

  • pacientes de riesgo (embarazadas, personas con más de 65 años, inmunodeprimidas, con alguna enfermedad respiratoria, oncológica o pacientes con comorbilidades).
  • personas con alguna sintomatología característica de la Covid-19 (tos, fiebre, dificultad para respirar).
  • personas que hayan estado en contacto reciente con una persona infectada por Covid-19 aunque no presenten sintomatología (durante al menos 14 días).El acompañamiento en las consultas sólo se permitirá si es necesario: menores de edad o personas con necesidad de asistencia sí pueden acudir acompañadas.

Medidas de prevención durante la consulta

Además de todas las que ya ponemos en práctica en nuestra farmacia, donde están señalizados los espacios entre personas, nos lavamos las manos con muchísima frecuencia y todos los trabajadores llevan elementos de protección como guantes y mascarillas, las citas para las consulta de Dietética requieren de otro tipo de pautas añadidas:

– Las citas se espaciarán lo suficiente para que entre las visitas nos dé tiempo a desinfectar y ventilar el espacio de trabajo.

– Mantendremos la distancia de seguridad y evitaremos realizar mediciones y acciones que impliquen contacto. En el caso de que sean imprescindibles, las realizaremos con el material adecuado.

Si necesitas asistir a nuestra consulta de Dietética, llama al 958154949 y pregunta por María José o Silvia para obtener tu cita.

Tu cuerpo te lo está pidiendo a gritos: ¡duerme bien!

En situaciones excepcionales es difícil conciliar el sueño. Dormir bien parece imposible porque nuestros hábitos son ahora diferentes y porque tenemos la extraña sensación de que soñamos más y descansamos menos. ¿Te pasa a ti?

Aunque el escenario haya cambiado, nuestro cuerpo sigue siendo el mismo y tiene las mismas necesidades que antes. Sí. Tu cuerpo te pide a gritos que duermas bien. Y dormir bien significa que duermas lo suficiente (una media de 8 horas), que duermas sin interrupciones y que duermas de forma profunda.

Además del poder reparador que tiene el descanso, dormir bien evita problemas, muchos problemas:

Si duermes mal lo normal es que comas mal: elegirás alimentos menos saludables y, por si fuera poco, la regulación metabólica (de los niños en especial) se va a ver bastante afectada. Atentos a un dato. La falta de sueño puede repercutir en la habilidad para procesar la glucosa, por lo que puede favorecer la diabetes y el aumento de peso.

Si duermes mal tu salud mental lo va a notar: ¿qué vino antes? ¿Estás triste, angustiado o estresado porque no puedes dormir o no puedes dormir porque estás triste, angustiado o estresado? Expertos del Instituto de Medicina del Sueño lo tienen claro. “La falta de horas de sueño tiene consecuencias muy evidentes durante el día, tales como la excesiva somnolencia diurna (o tendencia a dormirse a todas horas, los cambios del estado de ánimo (humor, tristeza, irritabilidad, ansiedad , depresión, etc..) y aumento del estrés”.

Como dato curioso mencionamos que investigaciones recientes sobre la privación o falta de sueño demostraron que, “después del tercer día sin dormir, aparecen alucinaciones y locura temporal, y que el ser humano no puede vivir sin dormir más allá de entre 10 y 15 días”.

Si duermes mal vas a ‘funcionar’ peor: no hay nada que cargue más las pilas que un sueño reparador (piensa en esas mañanas de domingo…). La Fundación Española del Corazón apunta dos buenas razones: protege el corazón y ayuda a regenerar nuestro sistema inmunitario.

Si duermes mal tu capacidad cognitiva se va a ver limitada: prueba a aprenderte una canción entera después de una noche de insomnio. El aprendizaje, la capacidad de atención y la recuperación de la memoria sufren muchísimo si no duermes.

A lo largo de estos años ya hemos hablado en nuestro blog largo y tendido sobre los consejos para dormir bien.

-El uso de luces tenues y cálidas a la hora de irnos a la cama y luces más brillantes al levantarnos puede ayudarnos a sincronizar nuestro reloj biológico.

-Evitar la luz de las pantallas de móvil y dedicar el tiempo justo antes de dormir a relajarnos, meditar, leer, conversar con la familia o escuchar música tranquila pueden ayudarnos a conciliar mejor el sueño.

-Hacer ejercicio por la mañana, a ser posible.

-Cenar con suficiente tiempo de antelación.

Son algunas de las recomendaciones más repetidas por los expertos. Sumarlas todas no garantiza que puedas dormir bien, pero lo favorecerás.

¿Tú también tienes la sensación de que ahora sueñas más?

Ni en las mejores pelis de ciencia ficción pasa lo que en tus sueños, ¿verdad? Es lo que nos habéis comentado algunos compañeros y algunos usuarios:  ahora parece que vivimos en una peli de Tim Burton casi todas las noches. Soñamos más… y no necesariamente son pesadillas.

La cuestión es que, salvo en excepciones muy raras, soñamos todas las noches: lo que ocurre es que no siempre lo recordamos.

Partimos de la base de que para acordarnos de los sueños tenemos que despertar. La psiquiatra Francesca Cañellas, especialista de la Sociedad Española de Psiquiatría, nos explica aquí por qué tenemos la sensación de que estamos soñando más estos días de confinamiento: “Cuando dormimos fuera de horarios o cuando dormimos más tiempo, nos despertamos más y nuestro sueño se hace más ligero”.  Por tanto, es más probable porque seguramente despertamos más mientras estamos en la fase en la que ocurren.

Domir menos o dormir más pero con un sueño ligero aumenta las probabilidades de que recuerdes el sueño.

¿Son pesadillas? Es lo más normal del mundo. El estrés del momento y el brusquísimo cambio al que tratamos de acostumbrarnos tras más de un mes de confinamiento nos afectan, y especialmente a los niños.

Cuántas horas son necesarias para dormir bien

La National Sleep Foundation, un instituto estadounidense de investigación dedicado a analizar la influencia de las horas de sueño según la edad en personas sanas, fijó ciertos parámetros que pueden servir de guía, aunque cada persona es un mundo:

-Recién nacidos de entre 0 y 3 meses: pueden dormir entre 14 y 17 horas al día (aunque también se ‘aceptan’ entre 11 y 13 horas).

-Bebés de 4 a 11 meses: deberían dormir entre 12 y 15 horas al día, pero no más de 16.

-Niños pequeños de 1-2 años: lo mejor es que descansen entre 11 y 14 horas al día.

– Niños de 3-5 años: lo más adecuado a esta edad sería dormir entre 10 y 13 horas al día.

– Niños en edad escolar de 6 a 13 años: entre 9 y 11 horas diarias son suficientes.

-Adolescentes de 14 a 17 años: en su caso lo ideal es dormir una media de 10 horas al día.

-Adultos con edades comprendidas entre los 18 y 25 años: lo más aconsejable es dormir entre 7 y 9 horas al día, no menos de 6 horas ni más de 10-11 horas.

-Adultos de 26 a 64 años: el consejo es dormir entre 7 y 9 horas.

-Adultos mayores de 65 años: la media se sitúa entre 7 y 8 horas al día.

Por todas estas razones: porque el cuerpo y la mente lo necesitan, intenta en la medida de lo posible domir bien a pesar del momento que vivimos. No olvides consultar a tu médico si aun así te resulta imposible.

Las vacunas: el mayor logro de la medicina

Hoy os invitamos a un viaje fascinante. Desde que en 1796 el médico rural inglés Edward Jenner descubriese la primera vacuna de la historia hasta la actualidad, el mundo ha podido combatir algunas de las epidemias más mortíferas y contagiosas de todos los tiempos. Se estima que con ellas se han podido salvar 1.500 millones de personas.

La viruela, el sarampión, la rabia, la tuberculosis, la fiebre amarilla, el tétanos o la hepatitis B aparecieron mucho antes que la Covid-19. En este momento queremos reivindicar desde Farmacia Santamaría la importancia del avance científico para valorar como se merece el acto de vacunarse como un simple gesto que puede salvar muchísimas vidas.

Noticias como la reaparición del sarampión, una enfermedad que se daba por casi erradicada, deben hacernos pensar en que ninguna moda o ideología que rechace las vacunas puede ser más importante que la vida propia y la de todos los demás.

La primera vacuna de la historia: la vacuna contra la viruela

Hoy conocemos 517 enfermedades infecciosas pero la viruela ha sido la más letal de todas y la única que se considera erradicada en su totalidad.

Sus orígenes se remontan a las momias del Antiguo Egipto y para entender su magnitud os contamos que sólo en el siglo XX provocó la muerte de más de 300 millones de personas.

Pues bien, fue el médico, cirujano y farmacéutico Edward Jenner quien inventaría una vacuna para combatir este virus revolucionando la medicina para siempre y convirtiéndose en la persona que probablemente más vidas haya salvado de toda la historia.

Jenner escuchó en el pequeño pueblo donde estaba formándose una creencia muy popular por aquella época y que tenía que ver con otro virus de la misma familia que se contagiaba a través de los animales y que producía en los enfermos ampollas en la piel. Una ordeñadora de vacas diría: “Yo nunca tendré la viruela porque he tenido la viruela bovina”, conocida también como viruela vacuna.

Basándose en la ‘variolización’, un método introducido en el siglo XVIII en Londres por la esposa del embajador inglés en Turquía, Lady Montagu, Jenner decidió inocular a un niño de 8 años con materia infectada que obtuvo de una persona que padecía la viruela bovina. El pequeño sufrió una fiebre leve pero nada más. Meses después volvió a inocular al niño, pero ya no con viruela bovina sino con viruela humana y pudo comprobar cómo el niño no contrajo jamás la enfermedad.

Edward Jenner vacunó a un niño de 8 años por primera vez en la historia.

La Asociación Médica de Londres se opuso a este tratamiento a pesar de que había sido ya probado con éxito en 25 personas. Tan convencido estaba de que su hallazgo funcionaba, que el médico haría lo mismo con su propio hijo. El reconocimiento le llegaría mucho más tarde pero le llegó.

La vacuna contra la rabia: la primera vacuna creada en un laboratorio

Químico y bacteriólogo, Louis Pasteur inventó, además de la pasteurización y la forma para que la comida se mantuviese en buen estado, la vacuna contra la rabia. A diferencia de Jenner, Pasteur crearía su vacuna en un laboratorio por primera vez en la historia. Era el año 1880.

Cinco años después, y tras muchos experimentos con perros, se atrevería a vacunar a un niño mordido por un animal rabioso curando su enfermedad.

Lous Pasteur en 1885. Archivo: Albert Edelfelt

La búsqueda de la vacuna contra el coronavirus

Estos dos grandes padres de la inmunología allanarían el camino de los que vinieron después: Albert Calmette y Camille Guerin con la vacuna contra la tuberculosis; Max Theiler y su vacuna contra la fiebre amarilla; John Franklin Enders y su vacuna contra el sarampión; Jonas Salk y más tarde Albert Sabin y sus vacunas contra la poliomielitis; Concepción Camba y su vacuna contra la meningitis B y C

La carrera por encontrar la vacuna contra el coronavirus está siendo emocionante. A lo largo de las últimas semanas, asistimos a multitud de anuncios de investigaciones que se están llevando a cabo en todo el mundo.

Es sin embargo, una carrera que necesita sus tiempos. El acto de vacunarnos, que hoy nos parece tan simple, implica a muchísimas personas, muchísimos recursos y los suficientes ensayos clínicos como para garantiza que una vacuna es eficaz.

Para desarrollar una que pueda estar disponible para toda la población suelen invertirse unos 10 años. Los científicos acortaron a la mitad el tiempo para que la vacuna contra el ébola estuviera accesible. La ciencia está ahora haciendo todo lo que está en sus manos para que en sólo un año (en 2021) pueda estar lista una vacuna contra la Covid-19 en los casos de emergencia. ¿Es o no es un logro?

Actividad física durante la cuarentena: ¡huye del sedentarismo!

Hay algo de lo que no nos podemos olvidar durante esta cuarentena: hacer ejercicio es fundamental para cuerpo y mente ya que nos ayuda a mantener un buen estado de forma pero también a generar más endorfinas (la ‘hormona de la felicidad’) y a bloquear el estrés.

Si creías que el cierre de los gimnasios y el confinamiento en casa son una excusa para dejar de estar activo, ¡te equivocas! Ahora más que nunca el objetivo es huir del sedentarismo.

Nos lo recuerda la Fundación Española del Corazón, hay una pirámide de actividad que tenemos que seguir a la semana para lograr una vida más saludable. Por supuesto, hay ejercicios que no podemos hacer en la calle pero nos bastan unos pocos metros para tratar de cumplir con la rutina.

  • Entre 2 y 3 días por semana: fortalecimiento muscular, flexibiliad y elasticidad.
  • Entre 3 y 5 días por semana: actividad cardiovascular o recreativa.
  • Todos los días: estar activo.

Huye del sedentarismo: ¿Qué ejercicios puedes hacer estando en casa?

Esta guía de la Organización Mundial de la Salud (OMS) está pensada para aquellas personas que permanecen en sus casas sin síntomas ni diagnóstico de Covid-19.

El comportamiento sedentario y los bajos niveles de actividad física pueden tener efectos negativos en la salud, el bienestar y la calidad de vida de las personas pero también pueden causar estrés adicional y poner en peligro la salud mental de los ciudadanos.

La actividad física durante la cuarentena y las técnicas de relajación pueden ser herramientas valiosas para ayudar a mantener la calma y seguir protegiendo la salud durante este tiempo.

La OMS recomienda 150 minutos de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos de actividad física de intensidad vigorosa por semana, o una combinación de ambas. Estas recomendaciones se pueden lograr incluso en casa, sin equipos especiales y con espacio limitado. A continuación se ofrecen algunos consejos sobre cómo mantenerse activo y reducir el comportamiento sedentario mientras se está en casa:

Realizar breves pausas activas durante el día. Las breves pausas de actividad física se suman a las recomendaciones semanales. Bailar, jugar con los niños y realizar tareas domésticas como la limpieza y la jardinería son otros medios para mantenerse activo en casa.

Sigue una clase de ejercicios online.  Muchas de estas clases son gratuitas y se pueden encontrar en YouTube. Si no tienes experiencia en la realización de estos ejercicios, ten cuidado y sé consciente de tus propias limitaciones.

Camina. Incluso en espacios pequeños, caminar puede ayudarte a mantenerte activo.

Ponte de pie. Reduce tu tiempo de sedentarismo poniéndote de pie siempre que sea posible. Lo ideal es interrumpir el tiempo sentado y reclinado cada 30 minutos. Considera la posibilidad de colocar un escritorio de pie utilizando una mesa alta o apilando una pila de libros u otros materiales, para continuar trabajando mientras estás de pie. Durante el tiempo de ocio sedentario prioriza las actividades estimulantes cognitivas, como la lectura, los juegos de mesa y los rompecabezas.

Relájate. La meditación y las respiraciones profundas pueden ayudar a mantener la calma.

Ejemplos de ejercicios en casa

Para ayudar a las personas a mantenerse físicamente activas en el hogar, la OMS ha preparado un conjunto de ejemplos de ejercicios en el hogar.

De la rodilla al codo

Toca una rodilla con el codo opuesto, alternando los lados. Encuentra tu propio ritmo. Intenta realizar esto durante 1-2 minutos, descansa durante 30-60 segundos, y repite hasta 5 veces. Este ejercicio debería aumentar tu ritmo cardíaco y respiratorio.

Tablón

Apoya tus antebrazos firmemente en el suelo, con los codos bajo los hombros. Mantén las caderas a la altura de la cabeza durante 20-30 segundos (o más, si es posible). Descansa durante 30-60 segundos, y repite hasta 5 veces. Este ejercicio fortalece el vientre, los brazos y las piernas.

Extensiones de la espalda

Tócate las orejas con la punta de los dedos y levanta la parte superior del cuerpo, manteniendo las piernas en el suelo. Baja la parte superior del cuerpo otra vez. Realiza este ejercicio 10-15 veces (o más), descansa durante 30-60 segundos, y repite hasta 5 veces. Este ejercicio fortalece los músculos de la espalda.

Sentadillas

Coloca tus pies a la distancia de la cadera con los dedos apuntando ligeramente hacia afuera. Dobla las rodillas tanto como puedas pero de forma cómoda, manteniendo los talones en el suelo. Dobla y estira las piernas. Realiza este ejercicio 10-15 veces (o más), descanse durante 30-60 segundos y repite hasta 5 veces. Este ejercicio fortalece las piernas y los glúteos.

Muchas personas nos están demostrando con sus vídeos en redes sociales que se puede. No necesitas ser un experto para montar tu propio gimnasio en el hogar: basta con tu propio cuerpo para realizar actividades sencillas. En este enlace del Ministerio de Sanidad hay aún más propuestas de ejercicios sencillos en vídeos para la población adulta.

Te recordamos que la actividad física durante la cuarentena aumenta la producción de endorfinas e inhibe la hormona del estrés. ¿Necesitas más motivos?

 

¿Qué son los coronavirus y cómo se transmite la Covid-19?

Coronavirus y Covid-19 son palabras que todos pronunciamos hasta la saciedad, puesto que se han convertido en un enemigo capaz de provocar miles de muertes en todo el mundo pero, ¿sabemos qué son los coronavirus? ¿Cómo se contagia la enfermedad que nos ha obligado a confinarnos en casa?

En este artículo, basado en información técnica del Ministerio de Sanidad, queremos aclarar a qué nos referimos cuando hablamos de coronavirus y de Covid-19. Saber más acerca de este virus desconocido hasta que se dio el primer caso en Wuhan y concienciarnos de la importancia de permanecer en casa como principal forma de prevención es fundamental para evitar el contagio:

– Los coronavirus (COv) son una familia de virus que causan infección en los seres humanos y en una  variedad de animales, incluyendo aves y mamíferos como camellos, gatos y murciélagos. Provocan enfermedad zoonótica, lo que significa que puede transmitirse de los animales a los humanos.

Los coronavirus que afectan al ser humano (HCoV) pueden producir cuadros clínicos que van desde el resfriado común con patrón estacional en invierno hasta otros más graves como los producidos por los virus del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (por sus siglas en inglés, SARS) y del Síndrome Respiratorio de Oriente Próximo (MERS-CoV).

– El SARS-CoV-2 es el tipo de coronavirus que causa la Covid-19.

– La Covid-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

Coronavirus: características generales

Hasta  la  aparición  del  SARS-CoV-2,  se  habían  descrito  seis coronavirus  en  seres  humanos  (HCoV-NL63,  HCoV-229E,  HCoV-OC43  y  HKU1)  que  son  responsables  de un  número  importante  de  las  infecciones  leves  del  tracto  respiratorio  superior  en  personas  adultas inmunocompetentes,   pero   que   pueden   causar   cuadros   más   graves   en   niños   y   ancianos   con estacionalidad típicamente invernal (54–56).

El SARS-CoV y MERS-CoV, ambos patógenos emergentes a partir de un reservorio animal, son responsables de infecciones respiratorias graves de corte epidémico con gran repercusión internacional debido a su morbilidad y mortalidad. El coronavirus SARS-CoV-2 supone el séptimo coronavirus aislado y caracterizado capaz de provocar infecciones en humanos.

¿Cómo son?  Los  coronavirus  son  virus  esféricos  de  100-160  nm  de  diámetro,  con  envuelta  y  que contienen  ARN  monocatenario  (ssRNA)  de  polaridad positiva  de  entre  26  y  32  kilobases  de longitud.  El genoma del virus SARS-CoV-2 codifica 4 proteínas estructurales: la proteína S (spike protein), la proteína E (envelope), la proteína M (membrane) y la proteína N (nucleocapsid). La proteína N está en el interior del  virión  asociada  al  RNA  viral,  y  las  otras  cuatro  proteínas  están  asociadas  a  la  envuelta  viral.  La proteína  S  se ensambla  en  homotrímeros,  y  forma  estructuras  que  sobresalen  de la  envuelta  del virus.

La  proteína  S  contiene  el  dominio  de  unión  al  receptor  celular  y  por  lo  tanto  es  la  proteína determinante  del  tropismo  del  virus  y  además  es  la  proteína  que  tiene  la  actividad  de  fusión  de  la membrana viral con la celular y  de esta manera permite liberar el genoma viral en el interior de la célula que va a infectar.

Mecanismo de transmisión animal-humano

Igual que en otros brotes causados por coronavirus, la fuente primaria más probable de la enfermedad producida por el SARS-CoV-2 es de origen animal. En este momento parece claro que el reservorio del virus es el murciélago, mientras que se sigue investigando acerca del animal hospedador intermediario, habiendo controversia entre el pangolín y otros.

El modo en el que pudo transmitirse el virus de la fuente animal a los primeros casos humanos es desconocido. Todo apunta al contacto directo con los animales infectados o sus secreciones.

Mecanismo de transmisión humano-humano

La vía de transmisión entre humanos se considera similar al descrito para otros coronavirus a través de las secreciones de personas infectadas, principalmente por contacto directo con gotas respiratorias de más de 5 micras (capaces de transmitirse a distancias de hasta 2 metros) y las manos o los fómites contaminados con estas secreciones seguido del contacto con la mucosa de la boca, nariz u ojos. El SARS-CoV-2 se ha detectado en secreciones nasofaríngea, incluyendo la saliva.

La permanencia de SARS-CoV-2 viable en superficies de cobre, cartón, acero inoxidable, y plástico ha sido de 4, 24, 48 y 72 horas, respectivamente en condiciones experimentales a 2123ºC y humedad relativa del 65%, siendo los resultados muy similares a lo observado con SARSCoV-1.

Los coronavirus humanos se inactivan de forma eficiente en presencia de etanol al 95% o de hipoclorito sódico en concentraciones superiores al 0,1%.

Periodo de incubación y duración de la enfermedad

El periodo de incubación medio es de 5-6 días, con un amplio rango de 0 a 24 días (4,20). El intervalo serial medio calculado en China con los primeros 425 casos fue 7,5 días con una desviación estándar de ± 3,4 días.

El tiempo medio desde el inicio de los síntomas hasta la recuperación es de 2 semanas cuando la enfermedad ha sido leve y 3-6 semanas cuando ha sido grave o crítica. El tiempo entre el inicio de síntomas hasta la instauración de síntomas graves como la hipoxemia es de 1 semana, y de 2-8 semanas hasta que se produce el fallecimiento.

(Fuente: Esta información es sólo una parte de un documento de información científica-técnica del Ministerio de Sanidad) Te recordamos que acudas sólo a fuentes oficiales si necesitas consultar cualquier duda sobre la Covid-19.

Vitamina D en los alimentos: los ‘sustitutos’ del sol

Todos sabemos que no hay absolutamente nada comparable a la luz del sol. En estos días de confinamiento en casa, en especial si vives en lugares que no disponen de terraza o balcón, seguro que echas de menos ese calor sobre tu piel.

El sol es nuestra principal fuente de vitamina D: es vital para tener una vida sana ya que nos ayuda a fijar el calcio en los huesos, a regular muchas funciones de nuestro cuerpo, beneficia nuestro sistema inmunitario y nuestra circulación y, además, aumenta nuestra energía y bienestar. Por tanto, no, no tiene sustitutos pero podemos encontrar vitamina D en alimentos y suplementos.

Tomar el sol en la ventana no es suficiente para sintetizar la vitamina D que necesitamos. Este artículo de El País lo aclara: “La radiación que ayuda a este proceso, la ultravioleta tipo B (UVB), se queda fuera (hay una tercera, la ultravioleta C, que es completamente absorbida por el ozono de la atmósfera)”

Por tanto, y puesto que la vitamina D es fundamental, vamos a contarte en qué alimentos puedes encontrarla y cuáles son los signos que nos envía nuestro cuerpo cuando sufre su carencia.

Vitamina D en los alimentos

En torno al 80 o el 90% de la cantidad de vitamina D que absorbe el organismo se obtiene de la radiación ultravioleta. El resto se consigue a través de la nutrición.

¿Qué alimentos son ricos en vitamina D y debo incluir en mi dieta? 

  • Los pescados grasos, como el salmón, el atún y la caballa se encuentran entre las mejores fuentes de vitamina D.
  • El hígado vacuno, el queso y la yema de huevo contienen cantidades menores.
  • Los hongos aportan cierta cantidad de vitamina D. En ciertos tipos de hongos, se aumenta el contenido de vitamina D al exponerlos a la luz ultravioleta.
  • La leche y los derivados lácteos, aunque aportan muy poca cantidad si no han sido enriquecidos.
  • Además, ciertos cereales para el desayuno y algunas marcas de jugos de naranja, yogures, margarinas y bebidas a base de soja contienen vitamina D agregada. ¡Consulta siempre las etiquetas!

Además de la vitamina D en los alimentos, hay también suplementos nutricionales que pueden ayudarnos a suplir la falta de esta vitamina que durante estos días no vamos a poder obtener del sol.

¿Qué supone la carencia de vitamina D?

Siendo España un país de sol, sorprende que un 50% de la población de entre 18 a 60 años sufra déficit de vitamina D, que llega al 87% en el caso de las personas de más de 60 años. Así lo destaca en este artículo la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

Por su parte, la Revista Española de Geriatría expone aquí cuáles son los problemas derivados de su falta: “La deficiencia de vitamina D ha sido relacionada no solo con problemas óseos y musculares como la osteoporosis o las caídas, sino también con problemas cardiovasculares, oncológicos, enfermedades mediadas por inmunodulación, como la esclerosis múltiple, los trastornos cognitivos y las demencias, e incluso con infecciones crónicas como la tuberculosis”.

En tiempos de coronavirus, la falta de vitamina D puede ser aún peor, por lo que podemos atender a varias señales que nos envía el cuerpo y que resumen los expertos como la debilidad muscular, el cansancio y la fatiga, cierta excitabilidad, el pesimismo, exceso de sudor (sobre todo en la cabeza) o problemas dentales e intestinales, entre otros.

Seamos conscientes de la importancia de recurrir a las vitaminas y los nutrientes que nuestro cuerpo necesita siempre (y en especial estos días) para mantener una buena salud. ¡La vitamina D es importantísima para sentirnos mejor!

¿Cómo y cuándo lavarse las manos frente a la Covid-19?

Quedarnos en casa puede salvar nuestra vida y la de quienes queremos. La de TODOS. Pero hay algo muy sencillo que también debemos hacer para vencer a este enemigo invisible que causa la Covid-19: lavarnos las manos de forma frecuente y de forma correcta.

Para hacer este post, acudimos sólo a información proporcionada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que entre otros aspectos recuerda algo esencial: “Lavarse las manos con frecuencia proporciona más protección ‎frente al contagio de la COVID-19 que usar guantes de goma. El hecho ‎de llevarlos puestos no impide el contagio, ya que si uno se toca la cara ‎mientras los lleva, la contaminación pasa del guante a la cara y puede ‎causar la infección”.

Normalmente relacionamos el uso del jabón con una experiencia relajante y gratificante (que lo es), pero el jabón es muchísimo más: es nuestra mejor arma contra los microbios patógenos. Por tanto, no relativicemos el lavado de manos con agua y jabón. Una sola gota de jabón diluida en agua es suficiente para ‘matar’ a muchos virus y bacterias, incluido el nuevo coronavirus.

Aunque creemos que nos lavamos bien las manos, hay claves en las que no nos habíamos detenido antes, como la duración del proceso. La OMS dice que:

-El procedimiento debe durar entre 40 y 60 segundos.

-Primero hay que mojar las manos con agua.

-Después, depositar una cantidad de jabón suficiente para que ninguna zona se quede sin cubrir.

-Hay que frotar las palmas de las manos entre sí… ¡Y también palma y dorso!

-No olvidemos entrelazar los dedos durante el proceso.

-Enjuagar con agua.

-Secar bien y cerrar el grifo con una toalla.

cómo lavarse las manos

¿Cuándo hay que lavarse las manos?

Permanecer en casa durante estos días de confinamiento no es excusa para no lavar tus manos. La OMS recomienda hacerlo:

-Siempre que vayamos a tocarnos la cara.

-Después de toser y estornudar.

-Después de ir al baño.

-Antes y después de cambiar pañales.

-Antes y después de preparar alimentos.

-Antes y después de visitar a alguien enfermo.

-Después de tirar la basura.

-Después de tocar los picaportes de las puertas.

-Después de estar en lugares públicos y concurridos.

cuándo lavarse las manos

Hay pocos gestos más simples que lavarse las manos para combatir el Covid-19. ¡Hazlo siempre que sea necesario!

Gel hidroalcohólico: aclaramos todas tus dudas

La demanda de los geles hidroalcohólicos ha subido como consecuencia de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de lavar nuestras manos de forma frecuente y exhaustiva para protegernos del Covid-19. En este artículo queremos aclararte todas las dudas sobre este antiséptico a base de agua y alcohol que se ha convertido en uno de los artículos más buscados en las farmacias españolas.

1. ¿Sirve cualquier gel? No. La OMS ha difundido una receta para hacer ‘gel casero’ dirigida a los sanitarios de países en desarrollo, no la puede hacer cualquiera. Siempre puedes equivocarte con los porcentajes de los distintos ingredientes (alcohol 96, agua oxigenada, agua destilada y glicerina) y que creas que estás desinfectando tus manos cuando no es así.

2. ¿Y si no quiero hacer un gasto en este tipo de geles? Te recordamos que el gel hidroalcohólico está pensado para situaciones en las que no podemos lavarnos las manos. El agua y jabón es la forma más sencilla y eficaz de matar los virus. No estás obligado a comprar gel hidroalcohólico ni en nuestra farmacia ni en ninguna otra. 

Aquí puedes ver un vídeo difundido por el Ministerio de Sanidad sobre cómo lavar nuestras manos de forma correcta:

3. Si aun así, quiero comprar uno. ¿Cómo sé que funciona? Para que el gel hidroalcohólico sea efectivo debe tener como mínimo un 70% de alcohol.

4. ¿Por qué en situaciones como esta suben los precios de estos productos? Nuestro laboratorio ha hecho un esfuerzo enorme para abastecer a nuestra farmacia de gel hidroalcohólico. Dada la altísima demanda de la materia prima, los fabricantes han subido los precios en un porcentaje bastante elevado, pero no sólo eso: ya no hay de todo donde siempre ha habido, por lo que nos obliga a comprar esa materia prima en las condiciones que nos den y sin poder comparar con otros proveedores ni poder negociar. Ocurre con la materia prima y también con los envases.

5. ¿Cuál es el precio medio? Como explica una farmacéutica en La Vanguardia, el precio puede variar entre los geles que venden en supermercados (pero que no son hidroalcohólicos, de ahí su precio) y los geles que puedes encontrar en Ebay (que incluso pueden llegar a los 30 euros). El precio medio más justo para 100 mililitros de gel hidroalcohólico sería entre 3,5 y 5 euros por 100 mililitros.

En Farmacia Santamaría tenemos en este momento dos formatos pero esto puede no ser siempre así y podemos vernos obligados a modificar las presentaciones debido al desabastecimiento de envases, que también nos está afectando en este momento. En la actualidad disponemos de gel hidroalcohólico de 100 mililitros, a un precio de 4,95 euros, y gel hidroalcohólico de 250 mililitros, a 9,99.

Si tienes cualquier duda con respecto a esta clase de geles asépticos, o quieres que ampliemos cualquier otro tipo de información, te rogamos que nos llames al 958154949 o nos escribas a cualquiera de los perfiles de nuestras redes sociales. SIEMPRE estaremos dispuestos a atenderte.