Pautas para una alimentación saludable en el adulto

Comer sano es muchísimo más que una tendencia: es una necesidad. Los expertos no dejan de recordarnos la importancia de volver a la Dieta Mediterránea, una dieta que se ha seguido en España durante siglos y que puede ayudarnos a controlar los niveles de colesterol y azúcar, así como a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Aunque el cambio de hábitos, la falta de tiempo y la publicidad nos ha hecho durante años recurrir a comidas rápidas y productos procesados, los hogares españoles (siete de cada diez) vuelven a preocuparse por su alimentación y, por tanto, a cuidar su salud.

Alimentación saludable en el adulto

Para ayudaros a lograrlo, os invitamos a asistir al taller Alimentación saludable en el adulto, que impartirá el próximo 3 de diciembre (a las 11:00 horas) Silvia, nutricionista de Farmacia Santamaría. Hoy hablamos con ella para que nos cuente cuáles son las necesidades nutricionales específicas de este grupo de población.

Cada etapa de la vida requiere de unas condiciones especiales de alimentación: en la edad infantil sería recibir los suficientes nutrientes para favorecer el crecimiento. ¿Cuál es el objetivo de la alimentación sana en la edad adulta?

– Mantener la salud y prevenir el desarrollo de enfermedades a través de una alimentación saludable adaptada a las necesidades de cada persona.

– En tu opinión, ¿comen bien los adultos?

– Cada vez son mas las personas que siguen una alimentación saludable debido a que el papel del dietista/nutricionista es más conocido y existen muchos medios de divulgación (redes sociales, consultas,  charlas,talleres..) que nos ayudan a transmitir el mensaje de la necesidad de comer de forma sana, equilibrada y variada. Aun así, queda mucho trabajo por hacer para que lo ‘extraño’ no sea llevar frutos secos al cine o  hummus a la playa.

– ¿Qué suele impedir llevar una buena alimentación?

– Principalmente la falta de planificación. Es cierto, que debido al trabajo, la familia o el hogar muchas personas se ven desbordadas y olvidan la buena costumbre de cocinar en casa, pero con una adecuada planificación de menús este problema desaparece y hace que nuestro día se agilice al completo. Ahora hay un nuevo movimiento llamado batch cooking consiste en cocinar los platos de toda la semana en un solo día. ¡Yo lo hago y es lo mejor!

– ¿Hay una cantidad de calorías adecuada a cada edad? Si es así, ¿cuál sería?

– De forma general NO, ya que no sólo hay que tener en cuenta la edad sino otros factores como el sexo y el ejercicio físico que se practique. Es fundamental realizar pautas dietéticas de forma individualizada teniendo en cuenta las características intrínsecas y extrínsecas de cada persona.

– Un 15% de la población adulta sufre obesidad y casi un 40% padece sobrepeso, ¿cómo se puede evitar?

– A través de la educación nutricional y el ejercicio físico. La educación nutricional es una herramienta que nos perimite educar y orientar a la población sobre hábitos nutricionales saludables construyendo una relación positiva hacia la comida y actuando sobre la prevención de problemas de salud.

– ¿Qué alimentos no pueden faltar y de cuáles deberíamos prescindir a esta edad?

Como hemos dicho, las pautas dietéticas se deben personalizar ya que cada persona es una mundo. Pero sí hay ciertas pautas a tener muy en cuenta en la dieta: se debe consumir a diario fruta y verdura, priorizar las proteínas de origen vegetal, pescado y frutos secos y comer alimentos y productos no procesados.

¿Nos das 5 consejos para mantener una alimentación saludable en el adulto?

-Lleva una alimentación variada.

-Planifica tus comidas y realiza una compra consciente.

-Elige alimentos integrales.

-Toma fruta y verdura en todos tus platos.

-Elige siempre el agua como bebida en tus comidas.

¡Reserva tu plaza en el teléfono 958154949!

 

Más de 30.000 casos de cáncer de mama en 2019: la clave es la detección a tiempo

Una de cada 8 mujeres tendrán cáncer de mama a lo largo de su vida. Con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer de Mama 2019, desde nuestra farmacia queremos subrayar que este tipo de cáncer puede detectarse mucho antes de que aparezca ningún síntoma. “Las posibilidades de curación, si se detecta en su etapa inicial, son casi del 100%”, como explica la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) en su página web.

La mamografía es la técnica utilizada más eficaz para detectar anomalías hasta 2 años antes de que sean palpables. Y, además, es una prueba periódica que cubre la Seguridad Social. La AECC recomienda que a partir de los 40 años se realicen cada 1 o 2 años. A partir de los 50 años se recomienda hacer el cribado cada año.

La mamografía permite “detectar lesiones en la mama hasta dos años antes de que sean palpables y cuando aún no han invadido en profundidad ni se han diseminado a los ganglios ni a otros órganos”.

Cuando el tumor se detecta en estas etapas precoces es posible aplicar tratamientos menos agresivos, que dejan menos secuelas físicas y psicológicas en la mujer.

Otros métodos complementarios a la mamografía son la exploración física, realizada periódicamente por el médico o por la propia mujer. Sin embargo, este método es poco eficaz y no permite diagnosticar tumores pequeños, que sí serían diagnosticados con una mamografía. Se estima que la mamografía permite detectar el 90% de los tumores y el examen físico menos de un 50%.

 

Siendo el tumor maligno más frecuente en todo el mundo, es necesario insistir en la prevención de esta enfermedad: según el Observatorio AECC, se diagnosticaron en España 33.307 nuevos casos en 2019; lo que representa algo más del 30% de todos los tumores del sexo femenino en nuestro país.

Datos del cáncer de mama en 2019

El mayor número total de diagnósticos se encuentra en las mujeres en la franja de los 45-65 años. Este es uno de los motivos de que en estas edades se implementen la mayoría de programas de cribado. A pesar de ello, después de los 75 años, con el envejecimiento, aumenta el número de mujeres diagnosticadas.

cáncer de mama 2019

 

Como indica el Observatorio del Cáncer de Mama, la tasa de mortalidad por cáncer de mama en España es de las más bajas. En 2018, según los datos del Observatorio del Cáncer AECC, es de unos 28 fallecimientos por cada 100.000 habitantes. Además, en España el cáncer de mama supone la primera causa de mortalidad por cáncer en mujeres con 6.579 fallecimientos estimados en 2018. Esto representa cerca del 17% de todos los fallecimientos por cáncer del sexo femenino en nuestro país, y el 3,3 % del total de muertes entre las mujeres.

La mayoría de las muertes por cáncer de mama se dan en mayores de 75 años (en 2018 murieron 3.182 personas en este grupo de edad).

Mientras que el número de casos y las tasas de incidencia aumentan lentamente, el número de muertes está estabilizado en nuestro país, y las tasas de mortalidad descienden debido, sobre todo, a un mejor resultado de los tratamientos y a la detección precoz de esta neoplasia.

Aunque sigue siendo la primera causa de muerte, la supervivencia de las pacientes sigue en ascenso gracias a las terapias y los avances sobre la enfermedad: La supervivencia global a los 5 años del diagnóstico de este tumor sea del 82,8% en nuestro país.

Al conseguir cada vez mayor aumento de la supervivencia, se consigue también habitualmente un aumento de la prevalencia de este tipo de cáncer. La prevalencia nos da una idea del número de personas que, durante un periodo de tiempo, han padecido o padecen cáncer de mama. Si, cada vez más mujeres consiguen la curación o el control de la enfermedad, aunque la incidencia se mantenga estable, la prevalencia aumentará.

La prevalencia estimada en España en 2018 es de 129.928 personas, según el Observatorio del Cáncer AECC. Pero estos números y tendencias van variando en función de los avances terapéuticos.

ISDIN retira su fotoprotector Pediatrics Transparent Spray SPF 50 como medida de prevención

La AEMPS ha realizado un nuevo estudio de los fotoprotectores que en mayo la OCU anunció tenían un factor de protección menor al de su etiquetado. Se trata de ISDIN Fotoprotector Pediatrics Transparent Spray SPF 50+ (en sus presentaciones wet y no wet) y Babaria Solar Infantil Spray Protector SPF 50+.

Ambas compañías retirarán de forma voluntaria sus fotoprotectores como medida de prevención, ante la recomendación de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

En total, la agencia ha realizado tres estudios diferentes para constatar el correcto etiquetado:

  • Los dos primeros, cuyos resultados se publicaron en julio, demostraban cierta “variabilidad en la metodología utilizada entre los laboratorios, que podría explicar los distintos resultados obtenidos” por la OCU y los laboratorios de dichas empresas. Esa variabilidad también podía deberse a los distintos tipos de presentación de los productos.

No obstante, la AEMPS no pedía su retirada tras la valoración de la información obtenida, pues se demostraba que los estudios se habían hecho de forma correcta aunque con diferente metodología.

  • Este tercer estudio se hace a instancias de los expertos que forman parte del Comité ISO/TC 217 Cosmetics, responsable de la elaboración de la norma ISO 24444 para la determinación del FPS (factor de protección solar).

Según dicho grupo de expertos, la diferencia observada entre los resultados de FPS obtenidos por la OCU y por ISIN y Babaria no podría justificarse completamente por la variabilidad del método o el tipo de presentación.

En consecuencia, la AEMPS ha realizado ahora un nuevo análisis en un laboratorio tercero, miembro de un grupo europeo de laboratorios que, entre otras medidas, “se someten a comparaciones interlaboratorio como medio para mostrar la reproducibilidad de sus resultados. Estos análisis han ofrecido unos valores de FPS inferiores a los del etiquetado de los productos referenciados y diferentes a los resultados previos constatando la variabilidad ya observada”.

La AEMPS considera que los factores que podrían afectar a la variabilidad observada en los resultados de los ensayos de FPS podrían ser, entre otros:

– las dosis de radiación empleadas

– las posibles diferencias dentro de un mismo fototipo de piel de las personas voluntarias participantes en los ensayos

– la subjetividad en lo que se considera eritema (enrojecimiento de la piel) causado por la radiación empleada en el ensayo

Tras la evaluación de toda la información en su conjunto, como medida de precaución y en un ejercicio de responsabilidad con la protección de la salud de la ciudadanía, y de acuerdo con la AEMPS, las compañías procederán a retirar de forma voluntaria estos productos del mercado.

No obstante, cabe señalar que no se han notificado incidentes por quemaduras solares relacionados con estos productos al Sistema Español de Cosmetovigilancia. Y se recuerda que el uso de productos de protección solar ayuda a la prevención del cáncer de piel.

Desde Farmacia Santamaría, os animamos a consultar en nuestro Departamento de Cosmética cualquier duda al respecto pero también queremos lanzar un mensaje de tranquilidad con ISDIN Fotoprotector Pediatrics Transparent Spray SPF 50+: la AEMPS deja claro que la retirada se realiza como forma de prevención.

José Manuel Santamaría: “Me encanta cuando me dicen lo buenos que son mis compañeros. Estoy muy orgulloso del equipo que formamos”

Ha tomado el relevo de su padre al frente de Farmacia Santamaría y hoy es el farmacéutico titular, pero José Manuel (o Tato) sería el claro ejemplo de eso que se dice sobre el talento: puede que tenga algo de ADN farmacéutico, pero pesan más los años que lleva aprendiendo la profesión desde abajo. Comenzó como mancebo siendo muy joven y ha pasado por las diferentes secciones de una farmacia abierta 24 horas, con su propio laboratorio y diversas áreas especializadas que van más allá del mostrador de venta directa de medicamentos. Lo mejor de esta farmacia, no lo duda, es “el  equipo que formamos”.

– ¿Cuándo y dónde empezaste a trabajar como farmacéutico?
– Siempre trabajé en la farmacia de mi padre. No he trabajado en otra. Empecé a trabajar como mancebo cuando tenía 19 años. Trabajé en el laboratorio y luego reponiendo productos. Como farmacéutico empecé a trabajar en mostrador hace unos 4 años, adquiriendo experiencia en las distintas áreas. Ahora me dedico a la gestión de la farmacia junto con dos compañeros. Me encanta el trato con la gente, por eso echo de menos el mostrador.

– ¿Cómo ha cambiado la farmacia en comparación a tus principios?
-La oficina de farmacia ya no es sólo el espacio donde dispensamos medicamentos sino que ofrecemos a los clientes muchos más servicios para mejorar su salud y su calidad de vida. En nuestra farmacia tenemos un buen ejemplo, siempre estamos innovando. Aquí pueden encontrar consultas de nutrición, audiología… Con respecto al tipo de cliente sí he notado que ahora está mucho más informado, tiene mucho más conocimiento, se preocupa más por su salud, está mas educado en su salud y se interesa por la prevención de futuras enfermedades crónicas que pueda padecer. Pero hay que tener mucho cuidado con las fuentes de información, internet es una herramienta fantástica, pero en lo que se refiere a la consulta farmacoterapéutica  hay que ir a las fuentes fidedignas, a las fuentes oficiales, y no a las más sensacionalistas.

– ¿Qué es lo que más te gusta de ser farmacéutico?
– Lo agradecida que es la gente cuando le resuelves un problema. El cliente ve en el farmacéutico a un profesional de la salud cualificado al que puede acudir y consultar. Esa cercanía que se crea entre el equipo de farmacéuticos y el cliente es muy gratificante. Me encanta cuando hablo con un cliente y me dice lo buenos que son mis compañeros, estoy muy orgulloso del equipo que formamos en la farmacia.

– ¿Hacia dónde crees que va el papel del farmacéutico?
– Todo está globalizado. Ahora disponemos de una herramienta con la que puedes comprar un producto sin salir de casa, y encima te lo envían. Es una herramienta emergente, cada vez vivimos con más prisa y menos tiempo para nosotros. El valor del farmacéutico en la oficina de farmacia es el trato cercano, informar y recomendar con calidad, con garantía de conocimiento, hacer un seguimiento del tratamiento. Eso no lo tiene Alexa.

– ¿Cuál es el consejo que más repites?
– ¡Que coja turno al entrar! Es broma. Que pregunten todo lo que quieran, y que no se vayan a casa con dudas.

– Qué otras aficiones tienes además de tu trabajo.
– Me gusta mucho la música, desde siempre. En casa de mis padres siempre ha habido música, con tocadiscos, cassettes… Recuerdo los viajes que hacíamos en coche, desde La Rioja al sur de España, escuchando a José Monje Cruz, alias Camarón, potro de rabia y miel.

– Si no hubieras sido farmacéutico, qué serías.
– Iba a matricularme en Informática, pero hice Farmacia. De pequeño recuerdo que me fascinaba ver a mi tío trabajar en su casa como publicista con su ordenador Macintosh, mientras escuchaba buena música.

José Manuel Bobillo: “Ahora es cuando más seguros de lo que hacemos y más motivados por nuestro oficio tenemos que estar”

José Manuel Bobillo se dedica en nuestra farmacia a la formulación magistral, pero en sus ratos libres confiesa que hace de psicólogo, carrera que abandonó para dedicarse a lo que hoy es. Sobre su profesión vaticina que en el futuro serán los pacientes quienes decidan qué tipo de atención quieren y, en este sentido, los farmacéuticos tendrán que “currárselo” más.
– ¿Cuándo y dónde empezaste a trabajar como farmacéutico?
– Empecé aquí en Farmacia Santamaría en el año 2012 de auxiliar. Acabé la carrera de farmacia en 2015 así que me licencié estando ya trabajando aquí.
– ¿Cómo ha cambiado la farmacia en comparación a tus principios? 
– La farmacia y el mundo en general tiende a informatizarse. Eso ha obligado a invertir en innovación y nuevas tecnologías así como en mejorar la atención farmacéutica.
– ¿Qué es lo que más te gusta de ser farmacéutico?
Yo en particular me dedico a la formulación magistral. Es muy reconfortante saber que eres responsable de fabricar medicamentos para pacientes que no disponen en la industria de especialidades farmacéuticas para cubrir sus necesidades. Además me encantan la química y la tecnología farmacéutica y mi trabajo me brinda la oportunidad de plantearme retos como “¿cuál será el excipiente adecuado?, ¿cómo puedo mejorar la biodisponibilidad?, ¿cuál será el pH óptimo?…” Aquí en el laboratorio se hace todo rico rico y con fundamento.
– ¿Hacia dónde crees que va el papel del farmacéutico? ¿Crees que la presencia online le resta importancia a la cercanía? 
– Yo creo que en el futuro todo va a ser online y que los farmacéuticos tendremos que currarnos mucho más la atención farmacéutica. Pensar que la presencia online no va a afectar a la cercanía me recuerda al que pensó que un iceberg no podría afectar al Titanic. Por mucho que presumamos de “la calidad de la atención en oficina de farmacia” eso tendrá que ser el paciente el que lo tenga que valorar. Si yo escribo una comedia y el público no se ríe se convierte en un drama. Al final el paciente buscará lo que mejor servicio le dé. Es muy importante estar al día, revisar tus conocimientos y sobre todo ser capaz de transmitir activamente información a un paciente que probablemente no se maneje en los mismos términos y palabros raros que nos gustan a los farmacéuticos.
Además, el auge de las pseudociencias y otros motivos como las alertas sanitarias que se convierten en noticias-histeria hacen que no seamos ahora mismo el gremio más valorado así que es cuando más fuertes tenemos que estar, más seguros de lo que hacemos y más motivados por nuestro oficio.
– ¿Cuál es el consejo que más repites?
– Que no me hagan mucho caso cuando me enrollo.
– Qué otras aficiones tienes además de tu trabajo.
Me gusta mucho la música. Toco el piano, aunque lo tengo últimamente bastante olvidado. También me encanta pasar el tiempo buscando información sobre todo aquello que sea curioso pero a la vez inútil.
– Si no hubieras sido farmacéutico, ¿qué serías?
– Supongo que músico o psicólogo, que en su día comencé a estudiar esa carrera. Por suerte, mis compañeros comparten diariamente conmigo sus psicopatologías.

Javier Maestro: “Un gran porcentaje de la efectividad de los medicamentos depende del buen uso que se haga de ellos”

A Javier Maestro no se le puede negar que tiene don de gentes, una cualidad que no es indispensable para ser farmacéutico pero es un plus en esta profesión. En esta entrevista nos recuerda que su trabajo no consiste sólo en dispensar e indicar el tratamiento, sino en hacer un seguimiento del paciente y su mejora. Cuando le preguntamos por lo mejor, lo tiene claro: hay personas que vienen a Farmacia Santamaría desde hace muchos años. “Que confíen en nosotros como lo hacen es lo mejor”.
– ¿Cuándo y dónde empezaste a trabajar como farmacéutico?

– Empecé a trabajar en 2004 en esta farmacia.

– ¿Cómo ha cambiado la farmacia en comparación a tus principios?
– En estos años la oficina de farmacia se ha visto obligada a afrontar diferentes retos. Todo está mucho más digitalizado, hay un mayor control
y mejoras que notan los pacientes en la eficacia y la rapidez. Por poner un ejemplo, si hay desabastecimiento de algún medicamento, disponemos mucho antes de otro con principios similares.

– ¿Qué es lo que más te gusta de ser farmacéutico?
– Lo que más me gusta es precisamente lo que creo que no va a cambiar: el trato con los pacientes en el mostrador. Muchos de los que vienen a Farmacia Santamaría lo hacen desde hace muchísimos años y ya les conocemos de sobra. Poderles llamar por su nombre y que confíen en nosotros como lo hacen es lo mejor de esta profesión.

– ¿Hacia dónde crees que va el papel del farmacéutico?
– Un gran porcentaje de la efectividad de los medicamentos depende del buen uso que se haga de ellos. No nos encargamos sólo de la dispensación o de explicarles muy claramente cómo se lo tienen que tomar sino también de la indicación y del seguimiento. Creo que nuestra implicación en la salud en general aumentará.

– ¿Cuál es el consejo que más repites?
– Que siempre que tengan una duda nos pegunten en persona o nos llamen. Nuestra farmacia está abierta las 24 horas. Si vemos que nosotros no podemos solucionarla, les derivamos al médico.

– ¿Qué otras aficiones tienes además de tu trabajo?
– La mayor parte del tiempo la paso con mi familia, aunque también me encanta leer.

Si no hubieras sido farmacéutico, ¿qué serías?
– Creo que habría elegido cualquier profesión relacionada con la Salud.

Begoña Hita: “La información facilitada por un profesional siempre debe prevalecer sobre la de Dr. Google”

Descubrió su pasión por la profesión farmacéutica cuando era apenas una niña. “Me llamaba mucho la atención cuando iba a la farmacia del pueblo y observaba cómo elaboraba las fórmulas magistrales la farmacéutica amiga de mi madre”. Hoy, Begoña Hita es la farmacéutica adjunta de Farmacia Santamaría.

– ¿Cuándo y dónde empezaste a trabajar como farmacéutica?
– En el año 2000, antes de terminar el Máster de atención farmacéutica, tuve una entrevista con José Manuel Santamaría y se comprometió a esperarme a que lo terminase. Por suerte, no sé lo que es buscar trabajo y desde entonces estoy aquí.

– ¿Cómo ha cambiado la farmacia en comparación a tus principios?
– Las farmacias se han modernizado y adaptado a las necesidades actuales de la sociedad, aunque sí que es verdad que Farmacia Santamaría siempre ha ido un paso por delante, ofreciendo una amplia cartera de servicios y no he notado ese cambio tan acentuado.

– ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
– Es muy gratificante poder personalizar e individualizar el tratamiento a través de la formulación magistral, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de los pacientes.

– ¿Hacia dónde crees que va el papel del farmacéutico? ¿Crees que la presencia online le resta importancia a la cercanía?
– El farmacéutico debe ofrecer una mayor cartera de servicios. Un servicio online da rapidez y comodidad, pero no puede ofrecer un servicio personalizado como en una oficina de farmacia.

– ¿Cuál es el consejo que más repites?
– “Déjate asesorar por un profesional”. Actualmente tenemos mucha información en internet, pero no toda es correcta, ni adecuada, ni personalizada. La información facilitada por un profesional siempre debe prevalecer sobre la de Dr. Google.

– Qué otras aficiones tienes además de tu trabajo.
– Desde pequeña me ha encantado hacer deporte y disfrutar de la naturaleza y ahora intento compartir estas aficiones con mis hijas. También me encanta viajar, siempre que puedo me gusta descubrir lugares nuevos junto a mi familia.

– Si no hubieras sido farmacéutica, qué serías.
– He tenido muy clara mi orientación profesional desde siempre. Me llamaba mucho la atención desde pequeña, cuando iba a la farmacia del pueblo y observaba cómo elaboraba las fórmulas magistrales la farmacéutica amiga de mi madre… Me encantaba el olor a medicamento.
Pero si no hubiera sido farmacéutica me imagino que habría hecho algo relacionado con la salud o el deporte.

Juan Antonio García: “El papel del farmacéutico va hacia la prestación de más servicios para el control de la salud”

Juan Antonio García ha sido una de las más recientes incorporaciones al gran equipo de farmacéuticos de Farmacia Santamaría. Coincide con sus compañeros en que ayudar al paciente es lo más gratificante de su trabajo y que la atención farmacéutica presencial nunca se verá superada por la presencia online.

-¿Cuándo y dónde empezaste a trabajar como farmacéutico?

– Comencé a trabajar como farmacéutico en 2017 en Málaga y al poco tiempo encontré trabajo en esta farmacia.

– ¿Cómo ha cambiado la farmacia en comparación a tus principios? 
-En 2 años que llevo trabajando como farmacéutico no ha cambiado mucho.
– ¿Qué es lo que más te gusta de ser farmacéutico?
-Ayudar al paciente a resolver sus problemas.
– ¿Hacia dónde crees que va el papel del farmacéutico? ¿Crees que la presencia online le resta importancia a la cercanía? 
-El papel del farmacéutico creo que va hacia la prestación de más servicios de control de la salud o al menos eso es lo que se intenta desde la comunidad. La presencia online creo que sí resta importancia a la cercanía pero en mi opinión nunca superará a la atención farmacéutica presencial.
– ¿Cuál es el consejo que más repites?
– Curiosamente el consejo que más repito es el de beber 2 litros de agua como mínimo al día ya que es una recomendación que doy mucho para el resfriado, la tos o el estreñimiento.
– Qué otras aficiones tienes además de tu trabajo?
– Me encanta escuchar música a todas horas y también el cine, los videojuegos y el senderismo.
– Si no hubieras sido farmacéutico, qué serías?
– Informático o traductor de inglés.

Fernando Linares: “Es una constante en nuestra farmacia la apuesta por la innovación tecnológica y profesional”

“No hay día que no aprenda algo nuevo”. Con esta frase, Fernando Linares destaca una de las grandes cualidades de la profesión farmacéutica, en la que cumple ya 17 años. En todo este tiempo, ha podido comprobar cómo las mejoras tecnológicas y protocolarias han influido en la atención al paciente. La tecnología, explica, no es más que una herramienta que nos ayuda a estar aún más próximos.

¿Cuándo y dónde empezaste a trabajar como farmacéutico? 
– En Deifontes, allá por 2002. En Farmacia Santamaría desde 2003.

¿Cómo ha cambiado la farmacia en comparación a tus principios?
-El principal cambio surge por una constante en Farmacia Santamaría: la permanente apuesta por la innovación, tanto tecnológica como profesional. Al principio aún se realizaban muchos procesos a mano (recetas, almacén, etcétera) que hoy se desarrollan con gran apoyo tecnológico e informático (receta electrónica, almacén robotizado). Profesionalmente, en la atención al paciente, se han ido implementando métodos de Atención Farmacéutica que antes estaban poco protocolizados.

-¿Qué es lo que más te gusta de ser farmacéutico? 
-La proximidad al paciente y sentir su sincero afecto y su confianza al tratar de intentar solucionar los problemas que puedan plantearnos (no siempre profesionales). Y desde un punto de vista más profesional, no hay día que no aprenda algo nuevo.

-¿Hacia dónde crees que va el papel del farmacéutico? ¿Crees que la presencia online resta importancia a la cercanía? 
– El farmacéutico seguirá siendo el profesional sanitario más cercano al paciente y si se aprovechan correctamente las nuevas tecnologías lo será aún más.

¿Cuál es el consejo que más repites?
Insisto a los pacientes en que, por favor, hagan caso a lo que les ha dicho su médico. Muchos pacientes llegan del médico a la farmacia con dudas, y como “intermediarios” debemos reforzar su confianza en el tratamiento prescrito. Eso, y que beban mucha agua.

-¿Qué otras aficiones tienes además de tu trabajo?
-Atletismo de fondo.

-Si no hubieras sido farmacéutico, ¿qué serías?
-Algo relacionado también con la Ciencia: químico, biólogo, etc.

María José Muñoz: “A veces, los pacientes vienen con tanta prisa que no dedican ni cinco minutos a prestar atención a nuestros consejos”

El aprendizaje continuo es importantísimo para los farmacéuticos, una profesión que María José Muñoz ve con más futuro que nunca. Sí considera que existe una tendencia al alza en la comercialización de los medicamentos que obvia el consejo profesional. “Siempre que el paciente necesite de un consejo profesional acerca de cómo tomar de forma adecuada y segura su medicación, sin correr riesgos innecesarios, sabe que va a poder contar con nosotros”.

– ¿Cuándo y dónde empezaste a trabajar como farmacéutica?
– Empecé a trabajar en 2016, cubriendo una baja maternal, en Chauchina.
– ¿Cómo ha cambiado la farmacia en comparación a tus principios?
– Realmente llevo muy poco tiempo trabajando como para poder apreciar grandes cambios. No obstante, sí observo una tendencia progresiva a la comercialización de medicamentos, pasando por alto el consejo de los profesionales sanitarios. El ritmo frenético de vida nos impide dedicar el tiempo que merece a cosas tan importantes como la salud. A veces, los pacientes vienen con tanta prisa a la farmacia, que no dedican ni 5 minutos a prestar atención a nuestros consejos.
– ¿Qué es lo que más te gusta de ser farmacéutica?

– Que es una profesión en la que siempre estás aprendiendo. Continuamente lanzan al mercado nuevos medicamentos, y hay que estar informado y preparado para poder asesorar de forma adecuada al paciente.
– ¿Hacia dónde crees que va el papel del farmacéutico? ¿Crees que la presencia online le resta importancia a la cercanía?
– Creo que la adquisición online de productos farmacéuticos cada vez será mayor, por comodidad y rapidez. No obstante, creo que nuestro papel va a seguir siendo el mismo, y va a seguir teniendo la misma importancia. Siempre que el paciente necesite de un consejo profesional acerca de cómo tomar de forma adecuada y segura su medicación, sin correr riesgos innecesarios, sabe que va a poder contar con nosotros.
– ¿Cuál es el consejo que más repites?
– No consumir ningún medicamento por cuenta propia. Si hay dudas acerca del tipo de medicación, o de la dosis que hay tomar, siempre se debe consultar con el médico o con el farmacéutico. Una simple pregunta puede ahorrar consecuencias innecesarias.
– Qué otras aficiones tienes además de tu trabajo.
– Hacer deporte, leer, y siempre que puedo, pegarme una escapada. Viajar es lo que más me gusta.
– Si no hubieras sido farmacéutica, qué serías.
– Probablemente habría estudiado alguna otra carrera de ciencias de la salud. También me habría gustado estudiar química o biología.